Perseguime que me gusta

Heriberto "El encadenado" Solís. Foto de Última Hora.

Heriberto “El encadenado” Solís. Foto de Última Hora.

Guido Rodríguez Alcalá siempre me pareció un periodista respetable, tuve la oportunidad de disfrutar su sentido del humor y sus textos de análisis desde joven. Puedo decir que gracias a sus columnas y las de otros periodistas tomé la decisión de seguir una carrera que hasta ahora no me ha producido grandes satisfacciones, pero eso es otro tema. Lo que quiero poner a consideración de los que siempre leen y comparten el contenido de este blog es la reciente columna titulada “Ruidos Molestos” del citado periodista sobre el caso de Richards Pub y la persecución que sufren su dueño y empleados.

Rodríguez Alcalá se suma al show sin aportar un análisis más dedicado; que el que otros medios de comunicación que ya tuvieron la oportunidad de cubrir el caso publicaron hasta ahora,  la columna no es más que una simple queja como vecino de la zona, una crónica ciudadana por así decirlo, pero lamentablemente respaldada por los años de experiencia y la posición de formador de opinión con la que cuenta el periodista.

Pecando de parcialista y escudado en sus vecinos, Rodríguez Alcalá acusa de corrupto al dueño de Richards Pub al alegar que tiene contactos influyentes que le permiten mantenerse impune. No solamente René Moller es el blanco de la crítica, sino también la concurrencia indeseable y molesta que Richards atrae al vecindario. En mis lecturas juveniles nunca pensé que un periodista que admiraba por sus críticas hacia un sistema autoritario como el stronismo y los desmanes del coloradismo más recalcitrante, estaría hoy ventilando una línea de pensamiento tan ajada y polvorienta como esta.

La frase:

“Yo vivo a más de cien metros de Richard’s y, más de una vez, me ha despertado el ruido…”

El local de Richard’s cuenta con las especificaciones técnicas para la reducción de ruido, puertas dobles de un grosor adecuado que en muchos casos no dejan que el sonido llegue hasta la esquina de la estación de servicio a menos de 20 metros del local. Recurrir a la exageración para apoyar los argumentos no es algo bien visto, mucho menos en un periodista con años de experiencia y supuesto criterio para comunicar de forma veraz y puntual (pedir objetividad ya es cosa de ingenuos).

Siendo rockeros y metaleros estamos acostumbrados a este tipo de cosas, la persecución en tiempos modernos parece no haber menguado ni dista bastante de la que estuvo vigente durante las dictaduras que afligieron a Paraguay y otros países latinoamericanos. Pero si piensan que con eso nos amedrentan, están definitivamente equivocados.

Si el señor Guido Rodríguez Alcalá desea en realidad aportar algo a este paupérrimo espectáculo debería adentrarse como vecino preocupado, preguntar al señor Moller sobre los atentados físicos que sufrió por parte de Heriberto Solís, los cascotazos contra la infraestructura de su negocio, los demás locales como bodegas y carritos lomiteros que contaminan sonoramente en mayor proporción que Richards Pub. Hay fotos, testimonios de gente que es habitué del local y fueron también agredidos por el encadenadoEs lo mínimo que podría hacer este señor para recuperar un poco el respeto que acabo de perder hacia su persona.

Anuncios

7 comentarios en “Perseguime que me gusta

  1. Creo que te centrás mucho en Rodríguez Alcalá (que obviamente va a estar en contra por ser vecino) y no apuntas a lo esencial. Poco importa si es o no creíble, o si influyó o no en tu formación, en su columna es un vecino afectado, o ciudadano en queja. Tiene el mismo derecho de quejarse que vos.
    Ahora, si buscás lograr simpatía, o al menos algo que nos permita a nosotros los no afectados por este tema del pub tener elementos de juicio, te sugeriría que escribas con fundamentos. Por qué y cuáles razones (técnicas, sociales y/o, filosóficas si querés) del por qué Richard’s no viola el marco regulatorio.
    Conozco casos de discotecas o pubs (cuyos estilos son mucho más estridentes, cansinos y dignos de ACV que el que promociona Richard’s) que no se ajustan a la ley. Son una verdadera molestia no por el estilo (y OJO con ésto) sino por los altísimos decibeles que despiden.
    Danos elementos para dar apoyo, al menos uno virtual, y no te limites a un simple plagueo que, encima, sólo se circunscribe a denostar a un “periodista respetable”, según tus propias palabras.
    Saludos.

    Me gusta

    • El único fundamento necesario es que los sonidos dentro del local no se escuchan ni a 20 metros fuera de este. De cualquier manera, por lo que entendí, él no vino a defender Richards necesariamente, sino a expresar lo que sintió al leer la crítica de Rodriguez.

      Me gusta

    • Antes que nada, gracias por tu comentario R. Moreira. Desde el momento en que decidí escribir el post tuve la intención de centrarme en el Señor Rodríguez Alcalá, los pormenores del caso la mayoría de la gente asidua al local ya los conoce, también las personas ajenas gracias a las intervenciones del canal Paravisión y el diario UH. Ahora, si son pruebas las que querés, puedo citar a varias personas que de alguna forma ya contribuyeron con el caso.
      1. Klaus Hiebert: sobre los decibeles que emite el pub: Enlace Si bien existen todavía problemas con la aislación acústica, el ruido no llega a más de 100 metros como dice Alcalá.
      2. Derlis Salinas: sobre la infraesctructura del local: Enlace
      3. Comunicado de Richard’s Pub sobre la situación del local: Enlace
      4. Recibos de impuestos por revisiones de prevención contra incendios: Enlace
      5. Constancia de entrega de planos para Prevención de Incendios: Enlace

      En definitiva, hay más: los casos de agresión a asistentes del local que se denunciaron públicamente; la resolución de un juzgado de paz en la que el dueño de Richard’s se comprometía a mejorar sus instalaciones y Heriberto a dejar de agredir a René y sus clientes. Obviamente lo último no se cumplió como dejé en constancia sobre el último caso debidamente linkeado en el post. Alcalá no sabe que tipo de vecino tiene, se escuda en sus vecinos para tildar de corrupto a una persona y encima exagera con los niveles de ruido del local, después de todo esto ¿como no me voy a centrar en él y su texto para plaguearme, sin tener en cuenta que él lo hizo desde un medio masivo con alcance y no desde un blog pererî como el mio que tiene una base ínfima de lectores recurrentes?

      Me gusta

  2. R. MOREIRA: así como JR yo entendí de otra forma la intención de la persona que escribió este blog, la cual creo era bajarle la caña al periodista Rodriguez por su mal trabajo como tal en esta situación y así dar a conocer otra parte de la historia, lo que a mi me sirve para tener mas argumentos para defender a Richard`s. A mi me consta que los vehículos y las motos de los cachaqueros que constantemente pasan por Choferes del Chaco hacen mas ruido que la música de adentro cuando uno está en la vereda frente al local. También fui testigo de uno de los hechos de agresión por parte del vecino (que se beneficia con el local porque vende asaditos a los que van a Richard`s). No sé cómo se llama el personaje pero esa vez tiró cascotes y rompió el vidrio de la primeras puertas, y la orden directa de René fue la de no reaccionar (muy prudente y civilizado). Por eso, creo que el escritor del blog cumplió muy bien con su objetivo. Ahora yo también le odio al Rodriguez ese. Bola. Un abrazo.

    Me gusta

  3. Te felicito por el artículo. La prensa parece que sólo se hizo eco del show que armó Heriberto “el encadenado” y es necesario escuchar también lo que tiene que decir René. Quería dejar un pequeño aporte como estudiante de sonido.

    Realicé mediciones en Richards y en su zona de influencia con un sonómetro unos meses atrás. Lo que comentás sobre el frente del local es cierto: en ese sector, los niveles sonoros están en regla. Te comento que las mediciones, según la “Ley Nº 1.100/97 De prevención de la polución sonora”, se realizan a 1 metro de la fachada, y el frente está ok.

    Ahora bien, el problema es atrás y —principalmente— en la parte lateral. Ahí los niveles sí superan lo permitido. No estoy al tanto de los niveles que suenan en la casa de Heriberto porque no fui a su casa. Es factible que en ciertas partes pueda escuchar el sonido proveniente de Richards a niveles molestosos. Si esto es así, se puede entender el enojo de este personaje, pero sus agresiones a René y al público y al local mismo no se pueden justificar.

    Una cosa muy importante que no se tiene en cuenta: las cajas de huevo, placas acústicas, cortinas, tanque de agua, etc. NO aislan el sonido. Las placas acústicas y demás sirven para ajustar el sonido interno. El sonido igual sigue “saliendo”. El aislamiento acústico es un trabajo estructural mucho más complejo que deberían realizar un ingeniero de sonido y un arquitecto capacitado.

    No defiendo a Heriberto, cuyos ataques pude presenciar personalmente, pero probablemente sea necesario un mejor acondicionamiento del local. Claro que sabemos que aunque René haga eso, la persecución por parte de Heriberto continuará. Esto se convirtió en algo personal y lamentablemente no veo una solución a eso, lo que constituye para mí el problema fundamental.

    PD: El nombre del local se escribe “Richards”, sin apóstrofe. Es un homenaje al guitarrista de los Rolling Stones, Keith Richards. ;)

    Me gusta

  4. Matias, lastimosamente en Paraguay las cosas siempre terminan siendo personales, no se entiende razones ni se da opciónes de mejorar las cosas. Aún cuando esté en regla, René siempre sufrirá la prepotencia y el abuso porque se volvio el disfrute de gente intolerante.

    Me gusta

Tu comentario importa!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s