Desde las veredas.

Me preparé, salí a la ruta a esperar el micro que me acercara hasta Absoluto Rock y cuando, casi después de una hora de viaje, me acercaba a la puerta para pagar mi entrada decidí que era mejor quedarme afuera a compartir con los perros unos tragos y las noticias de la semana. No es por nada, pero a veces quedarse afuera del local de conciertos es toda una experiencia religiosa, podés ver cosas que no vas a ver estando adentro bangueando o haciendo mosh.

Estando afuera de Absoluto Rock podés arribar hasta el local del “Panchero From Hell”, situado en la esquina de Yegros y Herrera, o pasar por el billar del pelado situado en la esquina opuesta a la del carrito de panchos. Podés también ser partícipe de un moquete amistoso o solamente un espectador (recomendadísimo, es lo mejor que hay), podés cirquearle a l@s cumbier@s, conchet@s y otros seres nocturnos que pasan por Avda. Herrera después de sus farras camino a sus hogares y muchas otras actividades típicas del metalero paraguayo.

Generalmente en las veredas te encontrás a Odín con sus parches y accesorios bien baratos; así también con “Mr. Sandwich”, el señor más buena onda de las noches metaleras, siempre preparado con sus emparedados de verduras y de jamón y queso que nos salvan del vare’a ka’u. También tenés la oportunidad de compartir una cañita con los perros que como vos decidieron quedarse afuera, o una birra bien fría si el presupuesto es el adecuado.

El quedarse en las veredas de Asunción o cualquier otra ciudad durante un concierto de metal es una actividad bien arraigada en nuestra fauna, ya sea por presupuesto, pleitos con el dueño del local o simplemente porque tal o cual banda no es de nuestro agrado; siempre podremos disfrutar de la camaradería y el sonido del concierto que retumba dentro del local.

Pero el quedarse siempre en las veredas es adictivo, de a poco las prioridades van cambiando y si antes tu objetivo era llegar y pagar tu entrada para disfrutar de un buen concierto, este de a poco va cediendo ante la prioridad de que sobre más dinero para el trago, cosa que no está tan mal, pero en detrimento de la organización que debe costearse el sonido, local, transporte y otros gastos inesperados.

Si alguna vez trataste de organizar un concierto sabés lo difícil que es ver tanta gente que prefiere quedarse afuera en lugar de apoyar a los grupos que se presentan. Y más difícil es aun el tener que poner dinero de tus bolsillos para completar el precio acordado por la infraestructura del evento. La consecuencias de esto son desalentadoras y si llegó a pasarte vas a pensarlo varias veces antes de volver a querer organizar un concierto.

Sé que a veces la producción de los eventos a los que asistimos no es la mejor en cuanto a sonido y luces, y es por eso que decidimos quedarnos afuera o incluso algo peor, me refiero al famoso entrar de ka’i nomás o regateando el precio de las entradas. Pero, lo que pensamos que es la causa es en realidad el efecto de lo que hacemos. Mientras menos entremos a los conciertos, menos credibilidad tendrán los organizadores para volver a presentar eventos de calidad por las dificultades a la hora de saldar las cuentas.

Prometo solemnemente que en el próximo concierto al que asista vuelvo a pagar mi entrada, no importan la calidad del sonido ni mis ganas de alcoholizarme como es debido. Voy a abonar mi entrada completa, sin regatear, para poder disfrutar de mejores recitales en el futuro, con un sonido y juego de luces de la mejor calidad.

De las veredas no sé si podré alejarme por completo, puesto que algunas noches son especialmente creadas para pasarlas al aire libre y dar rienda suelta a las locuras que definitivamente no vas a poder hacer dentro del local de conciertos. Disfrutá de la noche, del metal y la camaradería en las calles, pero de vez en cuando también disfrutá de las bandas que se presentan, que ellas tienen mucho que ofrecerte además de los moquetes y la caña barata que si o sí encontrás en las veredas.

Anuncios

3 comentarios en “Desde las veredas.

  1. Boludo todo esto ke dijiste es verdad!!!casi nunk entramos a los conciertos y terminamos echo puta x las calles pero de vez en cuando es bueno pagar las entradas!!!para ke luego se organizen mejores conciertos con mejor sonido!!!

    Me gusta

  2. Muy buena aclaracion Mati,aique pagar la entrada!! aunque despues si entras o no ya no importa!! vamos a apoyar para disfrutar proximos y buenos conciertos…

    Me gusta

  3. Pingback: Personajes. | Diario de un Headbanger

Tu comentario importa!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s