No somos tan boludos.

Sí, a estos dos

Días atrás llegaba yo a casa muerto de cansancio con la única intención de acostarme y renovar fuerzas para el día siguiente; al llegar a mi habitación prendo el televisor mientras me cambio y me encuentro con que en Paravisión transmitían la película Little Nicky de Adam Sandler, o como se la conoce mejor por estos parajes: “El hijo del diablo”. Una película que es una cago de risa desde que comienza hasta el final, ademas me gusta mucho su banda sonora que incluye a grupos de Hard Rock y Heavy Metal legendarios.

Muy graciosa hasta que vi a los dos Headbangers que acompañaban a Adam Sandler como sus aliados en la lucha contra sus hermanos. Estos personajes no se destacaban justamente por su capacidad intelectual ni su habilidad para articular una oración medianamente decente. Eran tan boludos al punto que con el dinero que ganaron se compraron el mítico aeroplano de Led Zeppelin, pero se olvidaron de contratar un piloto profesional y terminaron en el infierno, eso si, muy felices por el lugar donde fueron a parar.

Después de unos minutos de reflexión, uno se da cuenta de que esta es la constante en las películas yanquis, todo metalero que aparezca en una película tiene que ser boludo y violento, aunque es preferible que sea solamente boludo. A modo de ejemplo van los Airheads, un grupo de Metal compuesto por tres tipos no muy iluminados que en el afán de ganar renombre como banda toman una estación radial armados con pistolas de agua. Otra película para matarse de risa que incluye la aparición espontánea de Lemmy Kilmister de Motörhead.

Wayne’s World

Yendo en retrospectiva también tenemos al capo del humor Mike Myers interpretando a Wayne en la comedia Wayne’s World, película dirigida por Penelope Spheeris, la productora y directora de las dos partes de The Decline of Western Civilization, muy buenos documentales sobre el Punk y el Heavy Metal respectivamente. Wayne no se destaca justamente por su agudeza mental y mucho menos su amigo Garth, interpretado por Dana Carvey, quien termina enamorándose del personaje de Tia Carrere para así casi destruir su amistad con el protagonista. Vale agregar que Wayne’s World tuvo una secuela en la que intentan emular el mítico festival de Woodstock, transformándolo en el Waynestock, festival en el que sólo se animaron a tocar Aerosmith.

Por ultimo, queda el insulto final, los maestros de Spinal Tap con su mítica película-documental This Is Spinal Tap dejan bien en claro que ser metalero o rockero es sinónimo de ser imbécil. Es obligatoria recordar aquella escena en la que explican como fueron muriendo cada uno de sus bateristas, en especial el que explotó (?) de manera espontánea durante un concierto y aquel otro que murió ahogado en vomito, que para sorpresa del espectador uno de los integrantes del grupo aclara que no era su propio vomito en el que se ahogó (WTF?). Sin ir más lejos, tengo la certeza de que esta visión del metalero boludo esta relacionada con la calidad de la educación y formación norteamericana de los 70’s y 80’s, donde los jóvenes fueron las ratas de laboratorio de la revolución cultural del flower power de la década de 1960, época en que la educación formal fue dejada de lado para experimentar con nuevas formas de convivencia y relacionamiento. Lástima que esta búsqueda haya sido infructuosa, pues años después la falta de una formación sólida en toda la juventud norteamericana y no solamente de la que simpatizaba con el Heavy Metal termino fijando uno de los más grandes estereotipos sociales: el metalero boludo y violento.

This is Spinal Tap

De que hay boludos hay boludos, pero el hecho de que seamos metaleros no implica que no sepamos como atarnos los cordones. La mayoría de los metaleros que conozco son personas involucradas de un modo u otro en todo tipo de actividades culturales; desde fotografía pasando por diseño gráfico, producción cinematográfica, periodismo y filosofía todos ellos tienen más cultura que el ciudadano promedio; es más, mi ex-profesor de historia en el colegio es uno de los headbangers que más respeto me inspira, el estudio e interpretación de las historia es una de las ciencias más jodidas que conozco, y es ella la que al final dirá que no somos tan boludos como se nos pinta.

Anuncios

Un comentario en “No somos tan boludos.

  1. hay que tomarlo con un poco de humor che,no avives a los giles,si ellos son felices en su ignorancia,dejalo asi, tomate las cosas con mas calma,ademas observe (bueno,a mi me gusta observar como se comporta la gente)que generalmente,la gente que te trata de tonto e ignorante,son precisamente ellos lo que lo son ;) . La película que si me dio rabia en serio es : isi disi, ahí si que se nos denigra de la peor forma

    Me gusta

Tu comentario importa!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s